Entradas

Fiestas de Navidad 2019-2020

Con este – ¡¡¡Felices Fiestas!!! – en el asunto de mi correo, estoy expresando mi deseo de todo corazón. Así y todo, sabemos que las fiestas de Navidad las vivimos cada año de manera diferente en función de lo que nos esté pasando.

Sea cual sea tu momento, y decidas celebrarlo o no, estas fiestas seguirán siendo tan reales y tuyas como cualquier otra Navidad, y te animo a que las vivas con consciencia.

Si quieres leer mis reflexiones sobre el duelo  y las fiestas de Navidad, puedes encontrarlas aquí.

Deseo que el año 2020 llegue cargado de decisiones maduras, objetivos y proyectos.

Me gustará acompañarte en aquello que necesites.

¡Un abrazo!

Gemma Prats

¿Tu mujer es psicóloga? ¿No te da miedo?

Las dos preguntas del título de este post, son las que le hicieron a mi marido no hace tantos años. A priori podría pensar que la gente tiene prejuicios, que seguro que también es verdad, pero recopilando información vivida me doy cuenta de que desgraciadamente, a menudo la realidad supera la ficción. A continuación reproduzco una serie de comentarios reales que me han hecho directamente a mí, o que he podido oír:

“Iba a una psicóloga que tenía un perro campando por la consulta, me preguntó si me molestaba y le dije que los perros me daban pánico. El perro siguió allí durante todas las visitas, oliéndome los pies y poniéndome las patas sobre las rodillas. ¿Tú crees que eso formaba parte de la terapia?”

“Iba a un psicólogo para trabajar mi autoestima, me sentía sola y estaba muy confundida. Después de 10 visitas, a través de las cuales conoció todas mis miserias, me propuso que fuésemos a cenar juntos. Él decía que esto me ayudaría a relajarme y a encontrarme a mí misma. Me dejé seducir y empezamos una relación destructiva, en la que él utilizaba toda la información que tenía sobre mí, para hundirme todavía más. Estoy destrozada.”

“Iba a una psicóloga que bebía latas de cerveza en la consulta mientras me escuchaba. ¿Era una provocación?”

“Iba a un psicólogo, y después de un año de terapia, supe que no era psicólogo.”

“Me siento deprimido, he ido a un coach y me ha dicho que me irá mejor que ir al psicólogo porque él no remueve el pasado y no me hará sufrir tanto.”

“¿Vas a un psicólogo? – Noooo, no pienses mal, voy a un coach.”

“Necesitamos una coach, tu eres psicóloga, cada profesional a su terreno.”

Después de recopilar toda esta información, me queda claro que los títulos y la experiencia no son en absoluto garantía de buenas prácticas. Es importante ponerse en manos de profesionales y sobretodo personas, que trabajen con ética y siguiendo un código deontológico reconocido. Conviene tener muy claro que, como paciente, cliente o coachee (persona que se pone en manos de un coach), tenemos el derecho de decir que no y, si hace falta, denunciar las malas prácticas que nos hacen mucho daño a todos.

Aprovecharé también este post, para aclarar la gran confusión que hay sobre los términos, psicólogo, coach, psicoterapeuta y otras especialidades “paranormales” (palabra escrita con ironía, que engloba toda la cantidad de títulos que he oído últimamente que se otorgan a sí mismos, “profesionales” diversos).

Los psicólogos, cuando hacemos psicoterapia, ayudamos a nuestros pacientes a superar el dolor emocional y a mejorar su bienestar y estado de ánimo. Esto lo podemos hacer desde diversos enfoques profesionales: unos exploran a fondo el pasado, otros se sitúan en el presente, unos se centran más en aspectos conscientes, otros en aspectos inconscientes… Si habéis ido a más de un psicólogo, habréis podido percibir estas diferencias absolutamente lícitas.

Según la guía para la buena práctica en coaching, en el marco de la Coaching Psychology, elaborada por el Colegio de psicólogos de Catalunya, “El coaching como actividad genérica, es una sub disciplina que permite identificar y disolver los obstáculos que impiden a la persona el alcance de sus objetivos, así como alcanzar nuevas metas que la sitúen en un estado de crecimiento para el mejor desarrollo de sus competencias.”

Si estamos hablando de cambiar creencias, de reconocer y gestionar emociones limitantes, de toma de consciencia de las propias necesidades, de procesos de aprendizaje y de pasar a la acción, ¿De qué estamos hablando sino de psicología?

¿O es que los psicólogos que trabajamos en la consulta, aparte de psicoterapia, no hemos hecho también coaching mucho antes de que se llamase así?

Con esto no estoy diciendo que todos los coach deban ser psicólogos (sería un largo debate), pero sí que opino con firme convicción, que para ser un buen coach, es necesario tener grandes conocimientos de psicología.

Entonces, ¿Somos los psicólogos que debemos formarnos en coaching? ¿O son los coach no psicólogos los que deben formarse en psicología? ¿Cuándo te formas en coaching, no te estás formando precisamente en aspectos psicológicos?

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Por mi parte, soy psicóloga y también me he formado en coaching y lo seguiré haciendo, pero quiero poner encima de la mesa el gran valor añadido de ser psicólogo, valor que a veces se menosprecia o se confunde.

Finalmente afirmar que estoy totalmente de acuerdo con aquella frase que me dijeron hace muchos años: “…Cada profesional a su terreno.”

¿Sueñas o emprendes?

Septiembre es un mes de buenos propósitos, en este sentido llevo unos días reflexionando mucho sobre la diferencia entre los deseos y los objetivos. Bajo mi punto de vista podríamos decir que los objetivos son de uno u otro modo deseos, en cambio no podemos hacer la misma afirmación inversa en todos los casos.

¡Cuántos deseos se han quedado en un simple sueño!

Hablando con personas diversas, son muchas las que han tenido en su vida algún sueño de emprendedor: si pudiese haría… Soñar es bonito, pero no nos lleva muy lejos.

Estoy de acuerdo en que por desgracia, el dinero es necesario para emprender proyectos, pero también es cierto que las posibilidades  de conseguir financiación y apoyos, aumentan con la solidez de nuestra propuesta.

Durante años he deseado cosas que sabía que no estaban maduras para avanzar. Aun así, he seguido trabajando duro, haciendo trabajo de hormiga que a menudo se volvía invisible, o era considerado como desperdiciado, como un esfuerzo tirado a la basura. Y yo, tozuda ¡Seguía adelante!

Esta es la primera disposición actitudinal necesaria para emprender: la determinación. La convicción de lo que quiero y de que lo quiero hacer, avanzando en aquella dirección a paso firme sin detenerme.

Pero conviene tener claro, que sólo con determinación no vamos a ninguna parte. La pura determinación nos lleva a empezar muchas cosas y no acabar ninguna, nos lleva a la impulsividad, al egocentrismo y a fracasos más que probables.

La segunda de las disposiciones es la estabilidad, para poner la mejor fecha a nuestro objetivo. Decidiendo cuál es el momento más óptimo para dar cada paso. Trabajando  con determinación, llega un día que sabes que aquello está maduro, que aquel es el momento, que conviene aprovechar la oportunidad de aquel tren que no volverá a pasar. Está claro que pasarán otros, aunque serán diferentes.

De la misma manera que sucede con la determinación, sólo con la estabilidad tampoco iremos demasiado lejos. La pura estabilidad nos lleva a no encontrar nunca el momento óptimo, ya que la certeza absoluta no existirá, y debemos estar dispuestos a asumir riesgos.

La tercera disposición necesaria durante todo el proceso es la apertura, que me ayudará a compartir mi proyecto, a preguntarme qué necesito de los demás para avanzar, a mirar qué hacen a mi alrededor, a situarme en un contexto y sobre todo a escuchar y encarar las críticas, que no todas serán amables, con ánimo constructivo.

Y finalmente nos hace falta la flexibilidad, para crear, para innovar, para cambiar el camino preestablecido y para afrontar los imprevistos con la misma determinación del principio.

Si conseguimos  el equilibrio entre las 4 disposiciones actitudinales, aumentamos cada vez más las probabilidades de éxito.

Acabo con una reflexión: Un sueño lo puedo tener sentado, un fracaso siempre viene después de haber dado un paso, un éxito necesita que hayas caminado. Y como decía no recuerdo quien, la duda permanente de si camino o no, me puede tener toda la vida a la pata coja.

¿Qué haces? ¿Sueñas o emprendes?

2015: La resiliencia ante el proceso de venta

Descripción

Ante las dificultades del día a día que representa un proceso de venta sobretodo en momentos de crisis, es importante que los equipos comerciales estén preparados para afrontar los retos psicológicos del contexto en el que deben trabajar.

Esta acción formativa dará a los participantes herramientas emocionales para gestionar las negativas y manejar la tolerancia a la frustración durante el proceso comercial. El objetivo principal de la jornada es fortalecer la auto motivación de los profesionales y ayudarles a alcanzar sus objetivos.

A quién va dirigido

A profesionales comerciales de cualquier sector.

Objetivos

  • Trabajar aspectos de la inteligencia emocional dirigidos al entreno de la capacidad de resiliencia.
  • Dar herramientas para mantener encendido el motor de la auto motivación.
  • Generar un clima que permita volcar y compartir experiencias con otros profesionales y sectores.
  • Hacer un plan de acción individual dirigido a la consecución de los objetivos comerciales.

Contenidos

  1. El concepto de resiliencia: Qué es y cómo se entrena.
  1. El proceso de percepción: Descubrimiento e incorporación de nuevos puntos de vista.
  1. La inteligencia emocional para la mejora de la autoconfianza y la adaptación a los cambios: Situaciones, pensamientos, necesidades, emociones y reacciones.
  1. Nuestra zona de confort: Emociones potenciadoras y limitadoras.
  1. La pirámide del cambio: De la conducta a los valores.
  1. Como mantener encendido el motor de la auto motivación y la autoestima.
  1. Plan individual de acción.

Metodología

  •  Soporte teórico de conceptos.
  • Ejercicios prácticos, vivenciales y lúdicos, conectando permanentemente a los asistentes con su realidad de manera distendida y relajada.

Información del curso

  • Precio: 180€ (IVA incluido)
  • Idioma del curso: Catalán
  • Fecha: Viernes 8 de Mayo
  • Duración: 6 horas (formación bonificable por la Fundación Tripartita)
  • Horario: 9 a 15h
  • Lugar: A concretar

Inscripciones

  • Por teléfono: 658692584

2014: La resiliencia ante el proceso de venta

Descripción

Ante las dificultades del día a día que representa un proceso de venta sobretodo en momentos de crisis, es importante que los equipos comerciales estén preparados para afrontar los retos psicológicos del contexto en el que deben trabajar.

Esta acción formativa dará a los participantes herramientas emocionales para gestionar las negativas y manejar la tolerancia a la frustración durante el proceso comercial. El objetivo principal de la jornada es fortalecer la auto motivación de los profesionales y ayudarles a alcanzar sus objetivos.

A quién va dirigido

A profesionales comerciales de cualquier sector.

Objetivos

  • Trabajar aspectos de la inteligencia emocional dirigidos al entreno de la capacidad de resiliencia.
  • Dar herramientas para mantener encendido el motor de la auto motivación.
  • Generar un clima que permita volcar y compartir experiencias con otros profesionales y sectores.
  • Hacer un plan de acción individual dirigido a la consecución de los objetivos comerciales.

Contenidos

  1. El concepto de resiliencia: Qué es y cómo se entrena.
  1. El proceso de percepción: Descubrimiento e incorporación de nuevos puntos de vista.
  1. La inteligencia emocional para la mejora de la autoconfianza y la adaptación a los cambios: Situaciones, pensamientos, necesidades, emociones y reacciones.
  1. Nuestra zona de confort: Emociones potenciadoras y limitadoras.
  1. La pirámide del cambio: De la conducta a los valores.
  1. Como mantener encendido el motor de la auto motivación y la autoestima.
  1. Plan individual de acción.

Metodología

  •  Soporte teórico de conceptos.
  • Ejercicios prácticos, vivenciales y lúdicos, conectando permanentemente a los asistentes con su realidad de manera distendida y relajada.

Información del curso

  • Precio: 180€ (IVA incluido)
  • Idioma del curso: Catalán
  • Fecha: Martes 16 de Diciembre
  • Duración: 6 horas (formación bonificable por la Fundación Tripartita)
  • Horario: 9 a 15h
  • Lugar: A concretar

Inscripciones

  • Por teléfono: 658692584