Medicación o Psicoterapia?

Celebro que se estén encontrando fármacos que podamos utilizar para mejorar nuestra calidad de vida y también para salvar vidas. Estoy a favor de la medicación cuando es necesaria y en algunos casos, cuando lo he considerado oportuno, he dirigido al psiquiatra a alguna de las personas que acuden a mi consulta. Este post por lo tanto, no pretende ser una crítica a los fármacos, sino una reflexión sobre la facilidad con la que los tomamos y sobre la descoordinación que existe entre los diferentes profesionales de la salud.

Me estoy encontrando últimamente con demasiados jóvenes entre 20 y 25 años, que acuden al neurólogo con síntomas diversos, y una vez diagnosticado un primer episodio de ansiedad, les recetan medicación o les envían al psiquiatra para que lo haga. Me preocupa que ni tan solo se haga mención a la posibilidad de acudir a un psicólogo.

Sabemos que para combatir la ansiedad no siempre ni necesariamente son necesarios los fármacos. También sabemos que muchos de estos, pueden generar dependencia y también pueden afectar de manera negativa a otros aspectos de la vida de las personas: sexualidad, atención, tono vital, aumento de peso…

Desde mi punto de vista, los pacientes tienen derecho a conocer que, al margen de los fármacos, tienen otras posibilidades contrastadas y útiles para encontrarse mejor.

¿Por qué muchos profesionales de la medicina no proponen a sus pacientes la opción del psicólogo?

Seguramente existen múltiples respuestas en función de cada caso. Estoy convencida de que hay parte de responsabilidad en los médicos, y también en los psicólogos. Por otro lado, seguro que tampoco ayuda el intrusismo que sufrimos en el ámbito de la psicología, y la empanada mental que tenemos la sociedad en general sobre las diferentes terapias o “pseudoterapias” existentes.

Con el objetivo final del bienestar de las personas, creo que es necesaria más comunicación y cooperación entre los diferentes profesionales de la salud. Dejo el tema sobre la mesa para su reflexión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *