Doctor in front of a bright background

Me pongo en su piel doctor

Le entiendo perfectamente doctor, es lícito su mal humor, es inevitable que esté al límite y pierda las formas, son lógicas su cara de pocos amigos diaria y sus explosiones cada cinco minutos.

Tiene que ser durísimo estudiar tanto y tantos años para acabar haciendo un trabajo dónde detesta a todos sus interlocutores naturales. Que palo aguantar a los profesionales de enfermería que osan dar su opinión en temas de salud, ¿Quién se han creído que son ellos? ¿Y los profesionales auxiliares de enfermería? ¡Bufff! Qué pereza ¿Verdad? Por no hablar de los administrativos que en lugar de facilitar el trabajo entorpecen y de qué manera su buen hacer.

Y para colmo solo le faltan los pacientes, ¡Qué horror! Todo el día quejándose sin dejarle trabajar, a veces hasta lloran los muy desagradecidos, y hacen preguntas improcedentes, y piden su presencia como si usted estuviese allí para eso ¿Verdad?

Le entiendo doctor, ¡Cómo se tiene que ver doctor! Qué triste sentirse rodeado de miserables.