Tres, dos, uno… ¡ACCIÓN!

Cuando nos planteamos seguir hábitos saludables, es fácil que nos encontremos con barreras psicológicas que nos dificulten conseguir nuestros objetivos:

Hacer ejercicio de manera regular
Seguir una dieta
Ir a correr
Dejar de comer tanto chocolate

Estos son propósitos que, a menudo, acaban quedando solo en una declaración de buenas intenciones.
La pauta que seguimos los seres humanos a la hora de actuar es la siguiente:

SITUACIÓN → PENSAMIENTO → EMOCIÓN → REACCIÓN

En función de lo que pensamos y de las emociones que esto nos genere, reaccionaremos de diferente forma ante la misma situación.
Aquí tenemos un ejemplo de tres reacciones diferentes ante una misma situación:

“El médico me dice que tengo colesterol”

OPCIÓN 1

SITUACIÓN  > Lo que pasa  > El médico me dice que tengo colesterol

PENSAMIENTO >  Lo que pienso >  Qué tontería, de esto no me voy a morir

EMOCIÓN >  Lo que siento >  Tranquilidad

REACCIÓN >  Lo que hago >  NADA

 

OPCIÓN 2

SITUACIÓN >  Lo que pasa >  El médico me dice que tengo colesterol

PENSAMIENTO >  Lo que pienso >  No soy capaz de hacer régimen

EMOCIÓN >  Lo que siento >  Impotencia y frustración

REACCIÓN >  Lo que hago >  Como más grasas que antes

 

OPCIÓN 3

SITUACIÓN >  Lo que pasa > El médico me dice que tengo colesterol

PENSAMIENTO >  Lo que pienso > Me va a dar un infarto / No quiero morir

EMOCIÓN >  Lo que siento:  Miedo / Preocupación

REACCIÓN >  Lo que hago: Sigo una dieta específica

 

Como podemos ver, actuar de una manera o de otra, depende de muchos factores que conviene revisar cuando no estamos consiguiendo aquello que supuestamente nos hemos propuesto.

En Nútrim trabajamos tanto para ayudar a evitar situaciones negativas, como para ayudar a afrontarlas cuando ya se han dado.